Cualquiera que beba café a diario y trabaje en un entorno que permita tomar varias tazas al día corre el riesgo de sufrir dolores de cabeza. Los trabajadores al aire libre no se ven afectados por este problema, ya que deben abandonar su trabajo para buscar y pagar su café. Por otra parte, si tienen...