El cobre tiene muchos beneficios para la salud, como la producción de energía, las reacciones enzimáticas y el uso del hierro. El cobre depende de fuentes externas porque no puede producirse de forma natural en el organismo. La carencia de cobre puede provocar una serie de problemas de salud, como anemia, huesos frágiles y defectos de nacimiento, dilatación de los vasos...